Sin ninguna duda, resolver problemas de táctica es una buena forma de mejorar tu nivel de juego, sobre todo tu visión a la hora de combinar; nosotros también apoyamos parcialmente esa teoría. Sin embargo, la mayoría de las colecciones de ejercicios de este tipo presentan varios problemas: por un lado, casi siempre se informa del tema o motivo táctico que subyace en el ejercicio a resolver, algo que, definitivamente, no existe en las situaciones de juego reales; por otro lado, resolver únicamente problemas de táctica es completamente insuficiente para desarrollar un nivel de juego completo. Además, el aprendizaje debe estar orientado a que interiorices la forma correcta de pensamiento que te llevará a superar dichos temas tácticos o a identificarlos antes de que sea demasiado tarde.